Sydney. CBD y Darling Harbour

En resumen, Sydney no tiene demasiados monumentos que ver aparte del puente y la Ópera. Además está todo bastante concentrado en el centro de la ciudad, el CBD (Central Business District).

Royal Botanic Gardens

Empezamos la ruta pasando por Circular Quay hacia la Opera House aprovechando para sacar más fotos dado que el día amaneció soleado. Pasando al lado de la Ópera entramos en los jardines botánicos Royal Botanic Gardens, que son un gran parque al que se puede acceder ¡gratis! Es un bonito paseo por el parque entre arboles y flores, aunque tampoco hay nada de particular que destacar.

Catedral de St. Mary

Salimos por el extremo de los jardines que linda con Hyde Park hacia la catedral de St. Mary. Es una catedral católica construida alrededor de 1865. Se nota en la perfección de la construcción que una catedral “moderna” y si bien la arquitectura es bonita al ser tan perfecta no resulta impresionante.

El CBD

Saliendo de St. Mary y mirando hacia Hyde Park se ven los rascacielos del centro de negocios, entre los que destaca la Sydney Tower. Es una torre de televisión, de estética “setentera”, a la que se puede subir e incluso salir a la terraza a más de 250 metros de altura.

20120920-170218.jpg

Adentrándonos en la zona central encontramos varios centros comerciales. El más bonito sin duda es el que está en el Queen Victoria Building, un edificio de principios del siglo XX perfectamente restaurado y cuidado y que sin duda merece una visita por el interior.

Pasamos por el Ayuntamiento de Sydney, pero al encontrarse en obras no lo pudimos ver, y dirigimos nuestros pasos hacia Darling Harbour siguiendo la línea del monorraíl. Es una vía de tren de estética muy moderna, estrecha, instalada a varios metros de altura sobre la calle sobre unos pilares pequeños y redondos. Nos pareció algo muy ligero visualmente, práctico, que no quita apenas espacio a peatones y conductores y que no debe de ser muy caro de instalar comparado con un tranvía. Aun así el monorraíl es una línea pequeña que recorre solamente una zona del centro.

Darling Harbour

Darling Harbour es otra de las bahías de Sydney. Al estar muy céntrica también es muy concurrida. Entramos a ella cruzando el Pyrmont Bridge, un puente de 1890 restaurado y que ahora es peatonal. Desde el puente se tienen vistas de toda la zona del Darling Harbour y de los rascacielos del centro.

Darling Harbour ha sufrido una gran remodelación hace unos años por lo que todas las instalaciones son nuevas. Allí se encuentran 4 centros de ocio y restauración así como el Imax, el Acuario, el Wildlife Centre, el museo de cera Madamme Tussauds y el Australian Maritime Museum con varios barcos incluyendo un submarino que se pueden visitar.

El sitio está mucho más animado para tomar algo que The Rocks y los precios son más asequibles (al menos hay más variedad de tipo de restaurantes) por lo que yo recomendaría buscar alojamiento en las cercanías.

Tras reponer fuerzas, nos dirigimos al Chinese Garden pero la entrada de $6 por ver un jardincillo que parcialmente se ve desde fuera del recinto nos echó para atrás. Otro ejemplo más de lo caro que es Australia.

Fish Market

restaurante_redEra la hora de comer así que fuimos andando hasta el Fish Market, cercano a Darling Harbour (otro motivo para alojarse en esta zona). El Fish Market como su nombre indica es un complejo de varias naves que se dedican a la venta de pescados y mariscos. Lo que lo hace atractivo al turista es que muchos de los proveedores te venden el producto listo para comer allí mismo y hay una zona de mesas para sentarse a comer.

Al ser directo de proveedor los precios son mucho más económicos y puedes comer sashimi, ostras, sushi o varias clases de marisco fresco preparado en bandejas para comer en el momento. Nos llamó la atención la cantidad enorme de personas de raza china que estaban comiendo allí y los mostradores llenos de bandejas tipo “huevera” con cientos de ostras ordenadas por tamaños.

Un aviso. Si te sientas a comer en las mesas de afuera, al borde del mar, ten cuidado con las gaviotas que son muy voraces y al mínimo descuido te intentarán robar la comida.

La bahía desde el ferry

Tras la comida volvimos a Darling Harbour y en el muelle de Pyrmont tomamos un ferry hacia Circular Quay ($5,40). Durante el trayecto tuvimos oportunidad de hacer unas excelentes fotos del puente, la bahía y la Opera House. Mucho más barato que subirse a uno de los cruceros turísticos que se anuncian. Imprescindible e impresionante hacer un recorrido por la bahía.

20120920-170245.jpg

20120920-170305.jpg

Por la tarde-noche volvimos a The Rocks y tomamos algo en el bar Argyle, con aire de discoteca y decorado muy modernamente.

restaurante_redPara cenar entramos en The Cut, un local de la calle Argyle muy bien decorado con un ambiente íntimo por la tenue iluminación. Este restaurante está especializado en carne, así que eso decidimos probar.

Primero un tartar de carne con huevo de codorniz y varios acompañamientos entre los que había cebolla ¡española!. El tartar estaba muy bien preparado con un excelente sabor. Delicioso.

De segundo pedimos una selección de carnes para probar distintas variedades. El wagyu estaba muy bueno y suave. La carne de Tasmania en cambio estaba un poco dura. La tercera carne se llamaba Riverine, supongo que será otra zona del país, y también estaba muy buena.

En resumen un buen sitio de carne y la factura como es habitual un tanto elevada superando los $100 entre los dos.

A tener en cuenta

curiosidades_redEl ” mundo al revés”. Para empezar aquí es invierno: hace un viento frío durante el día que nos obliga a permanecer al sol y por las noches las temperaturas bajan hasta los 8-10 grados, lo que añadido al viento frío bajaba la sensación térmica un par de grados más. Ademas sorprende venir del verano y que los arboles frutales y los jardines estén en plena floración, o que acaben de llegar las fresas al mercado…

Otra cosa que nos despistó los primeros días es que el sol se mueve “al revés”, es decir, si te colocas mirando al sol, éste discurre por el cielo de “derecha a izquierda”. Esto se explica porque al estar en el hemisferio Sur el sol queda al Norte, claro, pero cuesta acostumbrarse.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s