Townsville y Magnetic Island

Llegamos por la tarde al pequeño aeropuerto de Townsville tras un corto vuelo de 50 minutos con Virgin Australia. Para nuestra sorpresa, ya que era corto y barato ($100), durante el vuelo sirvieron unos snacks y bebida.

Para ir del aeropuerto a Townsville hay un autobús ($10) que te lleva a tu hotel aunque decidimos coger un taxi ($14) ya que las distancias son cortas y el siguiente autobús salía una hora después.

hotel_redNuestro hotel era el Mercure Inn Townsville ($80), una especie de resort con edificios de habitaciones metidos dentro de un bosquecillo tropical y rodeando un pequeño lago y una piscina. Este hotel está a 4 km del centro de la ciudad así que alrededor tan solo había un centro comercial como lugar para salir del hotel.

hotel_redSólo quedaba habitación libre para una noche por culpa del periodo vacacional asi que para el día siguiente tuvimos que cambiar a otro hotel que fue el Chiffley Park ($85), con la ventaja de que este ultimo hotel estaba en pleno centro (de categoría equivalente a un 3 estrellas). Por ese precio teniamos incluído el desayuno en la cafetería del hotel aunque el café te lo tenías que hacer de polvos a pesar de que tenían una cafetera de bar para hacer expresos.

Magnetic Island

Quizá el único motivo para parar en Townsville sea visitar la famosísima Magnetic Island. Es una isla de apenas 20 km de largo con numerosas playas y rutas de senderismo donde dicen que se pueden ver numerosos koalas en libertad.

Hay un servicio de ferries entre Townsville y Magnetic Island cada 30-45 minutos ($14 ida y vuelta, $160 coche + pasajeros, parking en el muelle de Townsville $7/día). En 25 minutos llegas a la isla y allí tienes varias opciones. La más popular es alquilar unos pequeños coches llamados Moke ($65) aunque nos pareció desproporcionado para lo poco que se puede recorrer en la isla, ya que para la mayor parte necesitas un todoterreno (también se pueden alquilar). Otra opción es el autobús ($7 billete para todo el día) que es más que suficiente para ir a los sitios más populares. Hay que tener cuidado de subirse al autobús correcto ya que sino harás un largo recorrido por todas y cada una de las calles de los pueblos de la isla antes de poder retornar a donde pretendías ir, como nos pasó a nosotros 😦

20121002-135910.jpg

Uno de los sitios famosos dentro de la isla es el Bungalow Bay Koala Village. Se trata de un hostel de YHA y a la vez tiene un pequeño parque con koalas. Para visitarlo ($21, foto con koala $16) ha de ser a las horas que tienen visita programada y solo hay 3 en el día. Como la siguiente hora ya estaba llena y el sitio nos pareció bastante pequeño desde fuera finalmente decidimos dejar los koalas para otro momento.

20121002-135928.jpg

El resto del día lo pasamos en la playa de Horseshoe Bay aprovechando el estupendo día soleado que hacía. Es una bahía con una bonita playa, aunque solo te permiten bañar en una pequeña zona vigilada. Por supuesto en primera linea de playa hay varios chiringuitos para comer y beber aunque los precios son bastante elevados.

Noche en Townsville

Ya de vuelta en Townsville salimos a dar una vuelta por el centro. La calle Flinders es un moderno eje comercial pero el viernes por la tarde estaba todo cerrado. Cruzando el río por un moderno puente peatonal se encuentra la calle Palmer donde se concentra la mayor parte de los restaurantes y bares de moda. Si se quiere tomar algo o cenar por esa zona hay bastante donde elegir y para todos los gustos… y precios.

A tener en cuenta

curiosidades_redEn la mayoría de bares los camareros no te atienden en la mesa. Para pedir las bebidas tienes que ir a la barra, esperar a que te sirvan allí, pagar y llevártelas tú mismo a la mesa.

Igualmente, en la mayoría de restaurantes (excepto en los más caros) hay que hacer el pedido en la barra. Entonces te dan un cartelito muy simpático con un número para que te lo lleves a una mesa y luego te llevan la comida a esa mesa cuando está lista. Incluso hemos estado en algún restaurante donde te dan, además del cartelito con el número, los platos y cubiertos para que vayas poniendo la mesa antes de llevarte la comida. Vimos a una señora hacer verdaderos malabarismos para llevar todo eso, ademas del bolso y la chaqueta, sin caerse por las escaleras del restaurante.

En las versiones más modernas en vez del cartel te dan una especie de busca electrónico que pita cuando tienes la comida preparada y entonces tienes que levantarte a buscarla a la barra.

No es extraño que, como nos dijo una chica de Melbourne, que aquí los camareros no esperan que les dejes propina. Para lo que hacen…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s