Melbourne

Llegamos a Melbourne para alojarnos en el hotel Westin, en pleno centro. Un pequeño lujo para terminar el viaje aunque no era mucho más caro que alternativas mucho peores. Una atención de 10 para una habitación amplia y con todas las comodidades para descansar un poco del ajetreo del viaje.

La primera impresión fue muy parecida a la de Sydney, solo que con mucho más frío. Hacía unos 8 grados cuando llegamos. El centro es una serie de manzanas cuadradas donde se mezclan edificios clásicos de finales del siglo XIX y principios del XX con grandes rascacielos de cristal. En este sentido nos pareció que Melbourne tenía más encanto que Sydney ya que posee un mayor número de estos edificios clásicos y en muy buen estado de conservación. La mayor parte de ellos están rehabilitados como centros comerciales (arcades) como por ejemplo el de la antigua oficina de correos, el Block Arcade o el Royal Arcade, con mucho encanto.

20121018-205204.jpg

De compras

Y es que esa es la principal actividad de la ciudad: las compras. Alrededor de las calles Collins, Bourke, Russell o Swanston se encuentran todo tipo de tiendas, desde las más caras y lujosas hasta centros comerciales tipo El Corte Inglés o por supuesto el Zara.

Hay una cosa que llama mucho la atención y es que los lugares con más encanto son pequeños callejones entre las manzanas cuadradas que albergan tiendas mucho más originales (p.ej. Little Collins o Little Burke Street), bares muy animados (p.ej. Hardware Lane, Dawnston Street), o se da rienda suelta al arte callejero -grafittis- (Houser Lane).

Habíamos visto la recomendación en casi todas las guías, así que nos dirigimos al Vue du Monde, un restaurante situado en el piso 55 de las torres Rialto donde pudimos disfrutar de las magníficas vistas de Melbourne y del río que la atraviesa. No nos quedamos a comer sino simplemente a tomar algo en el bar con vistas ($12-15 una copa de vino o un vermouth). Se supone que es el de mejor cocina de la ciudad. Ya sólo por la decoración “fashion” y las vistas merecen la pena.

20121018-205221.jpg

Las orillas del río Yarra han sido recientemente remodeladas completamente. En la parte norte, que es donde está el centro de la ciudad, está el centro cultural de Federation Square no exento de polémica ya que la mayoría de los ciudadanos de Melbourne le han votado en una encuesta como uno de los lugares más feos del mundo. En la parte sur del río se han construido varios grandes complejos: el Southgate -centro comercial y teatro-, el Exhibition Centre -centro de ferias- y el inmenso casino del Crown.

20121018-205235.jpg

El mega-casino

Nunca habíamos estado en un casino de este tamaño (tampoco hemos estado en Las Vegas) y nos impresionó la ingente cantidad de máquinas tragaperras, mesas de ruleta, blackjack y bacarrá. Pero sobre todo nos impresionó la gran cantidad de gente que había, no sólo en el juego sino también en restaurantes, bares y discotecas para todos los tipos de público. Merece la pena ver la recepción del casino, con varias fuentes y un espectáculo de luces y agua a juego con la música ambiente. Es lo más lujoso que he visto desde Dubai y está perfectamente a su altura. Ah, y en el exterior hay unas columnas a lo largo del paseo del río donde que cada hora en punto escupen llamaradas de fuego de 8 o 10 metros de altura. Ciertamente impresiona el derroche que allí se ve.

restaurante_redCenamos en el Rockpool, uno de los restaurantes del complejo del casino con vistas al río. La atención perfecta. Su especialidad es la carne a la parrilla (grill), así que pedimos un rib-eye on the bone steak que es una chuleta (que no un chuletón) de carne especialmente criada y preparada y que estaba buenísima, exactamente en su punto y con un sabor excepcional. Muy alta nota para esta carne, la mejor que hemos comido en Australia, aunque el precio era acorde: $60 los 440 gramos de chuleta. No olvidemos que es una de las zonas más de moda de una gran capital como es Melbourne.

Para visitar la ciudad hay dos opciones para turistas que además son gratuitas: el tranvía número 35 que circunvala el centro, y un autobús turístico que pasa por los principales puntos de Melbourne con explicaciones incluidas.

AC-DC

Durante el viaje habíamos visto varias veces este vídeo musical de AC-DC (que tienen su propio, y feo, callejón dedicado en Melbourne) de los años 70 en el que recorren una ciudad a bordo de la plataforma de un camión.

Por unas fotos del monumento que se ve al fondo de la calle identificamos la ciudad como Melbourne, y nos divertimos mucho recorriendo la calle Swanston acordándonos de las imágenes del vídeo y la pegadiza música, e imitando a los gaiteros que tocaban en el vídeo.

Bye bye down under

Lamentablemente nuestra visita a Melbourne fue muy corta, apenas 1 día y medio, en el que casi no nos dió tiempo de saborear el animado (y caro) ambiente que parece que destila la ciudad. La única pega que le vimos fue el gélido tiempo que nos acompañó, aunque nos sirvió de preparación para la vuelta a casa… 😦

Un shuttle ($17) nos llevó desde la puerta del hotel hasta el aeropuerto de Melbourne, donde con gran dolor de nuestro corazón, nos subimos en el Airbus 380 de Emirates que nos llevaría de vuelta a casa y lejos de Australia y de estas maravillosas vacaciones.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s